Servicio de etología

La Etología clínica es una especialidad de la medicina veterinaria que se ocupa de estudiar los problemas de comportamiento en nuestros animales. Un elevado número de problemas de comportamiento tienen una causa o agravante orgánica y en ocasiones requieren tratamiento farmacológico. En ambos casos, la responsabilidad de su diagnóstico y tratamiento recae en un veterinario especialista. 

Nuestra etóloga

Nuestra etóloga es Paula López de María García, se licenció en Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid y posteriormente fue a Barcelona a cursar el Master de Etología clínica de pequeños animales de la Universidad Autónoma de Barcelona. Allí estuvo trabajando en un hospital como veterinaria clínica y llevando el departamento de Etología del centro. Hoy en día se dedica en exclusividad a la etología.


¿En qué consiste una visita de etología?

Lo primero que hay que saber de una visita de etología es que será una consulta un poco larga. Necesitamos mucha información para llegar a un buen diagnóstico, hay que hacer muchas preguntas para hacernos una idea global del problema, lo que suele llevar en torno a hora y media por consulta. Se hará personalmente en nuestro centro y previa cita. Si en la casa conviven varias personas con el perro, todas deberían estar presentes en la consulta, excepto si se trata de niños pequeños, que conviene dejarles fuera de la consulta para poder concentrarnos sólo en el perro. 

Diagnóstico

Examen clínico:

La primera parte de una consulta de etología tiene como objetivo descartar la posibilidad de que la alteración de la conducta del perro sea el resultado de causas médicas. Tras repasar con el propietario el historial médico y proceder a la exploración general del animal, en ocasiones es necesario realizar alguna prueba más, como pueden ser radiografías, analíticas de sangre u orina (imprescindible en los casos de micción inadecuada), para lo que le remitiremos a su veterinario habitual.

Si tras la exploración general del animal no se aprecian signos de algún problema orgánico que justifique el problema de conducta, se procede  a la siguiente parte de la visita. 


- Entrevista con el propietario:

Se requiere mucha información del perro y su vida en familia para diagnosticar correctamente un problema de conducta. En ocasiones necesitamos realizar vídeos para ver cómo se comporta el perro en casa o salir con él a la calle para observar el problema en persona. Toda la información que el propietario nos facilite, sumado a la observación del perro en distintas situaciones, nos ayudan a llegar a un diagnóstico correcto. 

 

Tratamiento

El propietario tiene que entender lo que le pasa a su perro y en qué consiste el tratamiento, para lo que será necesaria una información detallada para la completa comprensión de cada paso. Que el dueño se involucre en el tratamiento es imprescindible para que el perro se cure.  Cada caso tiene un tratamiento que se ajuste a sus características particulares, los problemas de comportamiento nunca se tratan todos igual.

Se trata de una intervención multimodal que incluye varias estrategias:

  •  Modificación de conducta: son ejercicios cuya finalidad es cambiar conductas concretas. 
  • Cambios de manejo: Muchas veces los comportamientos indeseables de los perros son reacciones normales ante diversas situaciones conflictivas que les plantean sus propietarios, por esto será necesario cambiar la forma en que nos comportamos con ellos y educarles de nuevo en algunas tareas.
  • Enriquecimiento ambiental: cambios en el ambiente para mejorar la calidad de vida del perro
  • Educación básica y adiestramiento: nos permite un mayor control sobre el perro mediante ejercicios que a él le encantará hacer
  • Medidas dietéticas, uso de nutracéticos y feromonas: con sustancias que, no siendo fármacos, también producen un cambio en la conducta.
  • Fármacos en caso de ser necesarios, siempre bajo prescripción y control veterinario.  Uso conjunto con el resto de pautas de tratamiento, ningún fármaco usado como única medida de tratamiento provoca la solución del problema de comportamiento.